Miércoles 21 de Octubre de 2020

Hoy es Miércoles 21 de Octubre de 2020 y son las 16:28 Bienvenidos a la web de Camaro Automotores, ante cualquier consulta comunicate al 297 492 4466!

  • 26.1º
  • Mayormente nublado

RENAULT

12 de julio de 2020

Sandero es mas de lo que pensas, pensalo

La linea Renault también está en Camaro Automotores, y tenemos para el concepto familiar este hermoso modelo para que lo pruebes y te decidas! Es modelo 2010 y tiene motor 1.6 Litros!

La variante “adventure” del Sandero, desarrollada por el team de Renault Brasil, dio en el clavo: el Stepway es un auto que llama la atención, que gusta y que tuvo muy buena recepción en nuestro mercado.

Se trata de un caso digno de análisis: no es un 4x4, resulta bastante más caro que su versión tradicional y no la supera en equipamiento ni en potencia... y, sin embargo, se lo ve como un auto totalmente diferente.

Y es que, de alguna manera, este modelo materializa el aspiracional de “todo terreno” para el consumidor que quiere pero no puede alcanzar un SUV.

Diseño

El diseño marca el punto más alto de este vehículo: su acertada personalización, esa sutil mutación que con pocos elementos y cambios logró transformar la personalidad y el espíritu de una hatchback sin grandes luces en un auto de gran impacto, es sin dudas su gran mérito.

El departamento regional de la marca atinó con un“botox” que se podría resumir en los siguientes cambios: mayor altura libre, barras de techo, ópticas delanteras y traseras enmascaradas, fenders (labios de plástico aplicados sobre los guardabarros) y faldones y adhesivos propios del mundillo del 4x4, salida de escape y un alerón de techo que “cierra” un conjunto lógico en el plano general y conceptual. No olvidemos que es la evolución del Sandero… pero con una buena dosis de anabólicos. En ese sentido, las llantas de 16 pulgadas le caen súper bien.

La gama de colores que Renault pone a disposición del cliente resulta acertada dada las características del vehículo: azul (Crepúsculo), dos grises (Acier y Etoile), negro (Nacré) y rojo (Fuego).

Por dentro

En el interior, los cambios respecto del modelo del que deriva son más bien escasos: no registra un replanteo profundo o modificaciones que sean coherentes con un exterior de perfil alto, y al lucir la misma plancha y tablero que el Sandero tradicional el resultado no puede variar demasiado. Llama la atención, y es muy elogiable, la capacidad interior, producto de una generosa distancia entre ejes (su plataforma es similar a la que emplean en Europa el poco feliz comercialmente Renault Modus y el interesante Nissan Micra).

Todo lo que hay dentro del Stepway es simple (muy) y funcional, fácil de entender, con materiales propios de su categoría (es sabido que, salvo excepciones, en esta franja de precios los interiores son de “medium” para abajo). Si nos ponemos a examinar plásticos y terminaciones con la lupa, está dentro de la media, pero nos atrevemos a decir que el potencial cliente que accede a este tipo de vehículo (y paga un plus en consecuencia) está dispuesto a resignar algún ítem en la dote de confort o seguridad… lo cierto es que el auto le gustó, básicamente, por su presentación exterior, y no por su comodidad ni su equipamiento.

Resumiendo: es un auto muy cómodo que puede llevar cinco adultos sin tener que adoptar posturas propias del Cirque du Soleil… y esa comodidad en un “casi” mediano del segmento B no es poca cosa. Punto a favor si la prole se incrementa.

Equipamiento

Si evaluamos el rubro de confort, esta versión del Sandero tiene lo mínimo esperable, pero sin sutilezas ni sorpresas: la tríada eléctrica (espejos, apertura a distancia y levantavidrios), alarma, comando satelital de radio (con MP3) y tapicería de cuero. Para el conductor, computadora de a bordo y asiento y volante regulables en altura, y no mucho más. Una buena: el respaldo posterior rebate de manera parcial o completa según la necesidad de volumen.

Cuando subrayamos el equipo de seguridad asoman dos airbags, ABS con EBD, cierre automático de puertas, luces antiniebla delanteras y sólo cuatro cinturones inerciales/apoyacabezas (dada su amplitud y disposición deberían ser cinco). Alcanza el aprobado, pero no le sobra nada.

En ciudad

Llega la hora de transcribir las sensaciones que deja el Stepway después de una semana de uso. Contando con despeje o altura libre muy generoso –185 mm. lo que indica la mayoría de las veces suspensiones de recorridos extensos– el tránsito por la ciudad le cae realmente bien: absorbe  con naturalidad todo lo que Macri se olvida de arreglar. Un “mejorable” que no puede ser muy complicado y le permitiría sumar más medallas es la aislación exterior.

Es cómodo de llevar y aporta una buena dosis de confort en cualquier desplazamiento. En este punto es vital la respuesta del motor, uno de los más modernos del segmento y de probada idoneidad, siempre listo y con respuesta de torque, ideal para usar muy poco la caja de cinco marchas.

En ruta

Cuando salimos a la ruta, la arquitectura (comportamiento del chasis y suspensiones) se siente sólida, con resto. En cuanto queremos aprovechar la dosis de potencia disponible tiende a marcar el ritmo con la trompa (subvirante) y alargar el radio de giro pero con una “levantadita” al acelerador acomoda el “morro”. El comportamiento es predecible a pesar de ofrecer rolidos o inclinaciones de carrocería evidentes, pero está claro que no es un auto pensado para llevar la familia y al mismo tiempo explorar los límites de la física.

Nos dejaron conformes el sistema de frenos (proporcionados a las performances que desarrolla) y la certeza que brinda el conjunto de dirección, que no torna insensible su marcha a velocidades mayores. En autopista, si se respeta su ADN no ofrece problemas. Eso sí, los que busquen un tacto más sport tengan la precaución de dirigirse a otra ventanilla.

Off road

Pero también llevamos el Stepway un poco más allá de donde termina el anodino asfalto: corroboramos que lo suyo pasa por pistas de terrenos firmes, algo de barro y un poco de arena. Como no cuenta con baja o reductora (ni tracción total, por supuesto) el secreto está en “mantenerlo en movimiento”, escenario donde ofrece buena tracción y permite aventuras fuera del cálculo inicial. El límite lo determina el caucho y la imposibilidad de moverlo cuando se encaja con otro medio que no sea una pala; pero en todo caso tenemos que reconocer que en esta excursión off road fue un poco más allá de lo previsto.

Motor y prestaciones

En el territorio de las performances, allí donde manda el cronómetro y el tiempo medido es insobornable, nos dejó gustito a poco. La velocidad máxima indicada es de 166 km/h. La planta impulsora de 1.6 litros y multivalvular entrega 105 CV y prefiere recostarse en parámetros tales como rendimiento o elasticidad (a partir de las 2.000 rpm el registro de torque es muy bueno), escenarios donde demuestra las mejores notas. Los 100 km/h con partida detenida los alcanza en 11,7 segundos.

En ciudad, con buen pique y agilidad, consumió en horas pico, y tamizando avenidas con zonas más céntricas, un promedio de 10 litros cada 100 km recorridos; el tanque de 50 litros permite estirar las paradas. En ruta se siente comodísimo a 130 km/h, donde viaja descansado y es capaz de rendir siete litros cada 100 km.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »